Ediciones Jurídicas de Santiago

Seleccionado:

Derecho Animal, Tenencia Responsable…

$20.000

Oferta -44%

Derecho Animal, Tenencia Responsable y Otras Propuestas Interdisciplinarias

$20.000

La consideración ética y jurídica de los animales no humanos es un asunto que ha cobrado gran relevancia en los últimos años, y que progresivamente ha ido impactando en las leyes destinadas a brindarles protección. Esto ha abierto espacios para estudios y publicaciones especializadas que, desde distintas miradas, abordan las problemáticas derivadas de nuestra interacción con los individuos de otras especies, usualmente marcada por una relación de dominación y explotación, pero que va dando paso a nuevos paradigmas no antropocéntricos, bajo los que es posible reconocerlos como individuos que viven, que sienten, que tienen intereses y que importan.

Este libro recoge las actas de los IV Coloquios de Derecho Animal, celebrados el 11 de octubre de 2019 en la Universidad Central de Chile, Región de Coquimbo; gracias al respaldo de sus autoridades; el trabajo y colaboración del personal de apoyo; el interés y participación de sus estudiantes, profesores y profesoras; y las reflexiones de quienes expusieron sus trabajos en el evento.

Los trabajos han sido divididos en tres partes, la primera denominada “Derecho Animal”, la segunda “Tenencia Respon­sable”, y la tercera “Propuestas Interdisciplinares”. El primer trabajo, titulado ¿Qué tiene de especial el Derecho Animal? Algunas tesis para tener en cuenta, escrito por Taeli Gómez Francisco, plantea que la relación animal humano-no humano representa un ámbito de intersubjetividad que ha sido negada desde lo jurídico; contribuyendo a ello, no solo la normativa civil que incorpora a los animales en la categoría de cosa, sino desde la propia actividad de producción del conocimiento científico. Sin embargo, plantea que esto ha ido cambiando de consideración, desde lo legislativo, pero principalmente, lo trascendental, resulta desde el surgimiento del Derecho Animal como nueva rama del Derecho, que también es enseñada como disciplina autónoma en cátedras universitarias. Con todo, sur­ge la interrogante a dilucidar si este nuevo Derecho significa algo más que un conjunto de normas y principios relativos a la protección animal o bien, se está en presencia de una nueva rama del Derecho con nuevos pilares, tanto epistemológicos, pedagógicos, como bioéticos.

El segundo trabajo, titulado Habeas Corpus para animales no humanos: el caso de Chucho, el oso andino, escrito por Car­los Contreras López y Macarena Montes Franceschini, analiza el habeas corpus presentado en representación de Chucho, un oso andino, ante el Tribunal Superior de Manizales, Colombia. Chucho y su hermana Clarita vivieron más de diez años en un régimen de semi-cautividad en una reserva en Manizales. En el año 2008, Clarita murió y Chucho se deprimió, comenzó a subir de peso y volverse sedentario. Por lo tanto, la autoridad ambiental decidió trasladarlo al zoológico de Barranquilla. El cambio desde un régimen de semi-cautividad a uno de cautividad motivó el habeas corpus. En el recurso, se alega que Chucho es un ser sintiente que tiene derecho a vivir en su hábitat y se soli­cita su traslado a la reserva donde nació en la región de Nariño. Esta acción generó un profundo debate sobre la personalidad jurídica y los derechos de los animales en diversos tribunales colombianos. Entre ellos, dos de los tribunales más altos del país, la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional. El caso de Chucho es la segunda vez en la historia que se pre­senta un habeas corpus en favor de un oso y la primera vez en la historia que un tribunal concede un habeas corpus a un oso.

El tercer trabajo, titulado Los animales no humanos como sujetos de derecho bajo la teoría rawlsiana de la justicia, escrito por Daniela Guajardo Ortega, busca criticar y cuestionar el actual estatus moral de los animales no humanos, quienes son considerados como simples medios para el uso de los animales humanos. El ensayo busca defender dos postulados. En primer lugar, que los animales no humanos deberían ser considerados como fines en sí mismos en sentido kantiano. En segundo lugar, que el reconocimiento de sujetos de derecho debe ser imparcial y, mediante una aplicación consistente de la teoría rawlsiana de la justicia, deberíamos reconocer a los animales no humanos como sujetos de derecho, ya que la racionalidad y la pertenencia a determinada especie también deben ser propiedades excluidas bajo el velo de la ignorancia.

El cuarto trabajo, titulado El Constitucionalismo Latinoame­ricano y la tutela de los intereses de los animales no humanos a partir del reconocimiento de derechos de la Naturaleza, escrito por Karen Tapia Araya, plantea que mientras en gran parte del mundo se discuten soluciones ante el rápido deterioro de nuestro planeta en razón, principalmente, del cambio climático, dos países latinoamericanos han encontrado en el reconocimiento de la Pachamama, como sujeto de derechos, una vía de protección de la Naturaleza. La cosmovisión ancestral de los pueblos origi­narios de Ecuador y Bolivia, así como la lucha social de estos, se alzó como uno de los pilares del cambio que ha venido a romper con el paradigma clásico del constitucionalismo imperante en el mundo. Así, en dichos países existen normas que resguardan a la fauna como elemento del ecosistema, sin embargo, cabe preguntarse si dicha protección es, efectivamente, compatible con los intereses de los animales no humanos. ¿La protección de la Naturaleza implica una mayor protección de estos? ¿Es tal cambio es viable en todos los países de Latinoamérica? El objetivo de la presente investigación es hacer un análisis del panorama actual de la legislación en la materia de los países de nuestro continente, a fin de evidenciar que el reconocimiento de los derechos de la Naturaleza del constitucionalismo lati­noamericano son una vía ineficaz de tutela de los intereses de animales no humanos.

El quinto trabajo, y el último de la primera parte, titulado Abolicionismo animal y derechos no humanos: luces y sombras, escrito por Diego Plaza Casanova, plantea que a lo largo de la historia de la humanidad, diversas voces se han alzado en aras de invocar la necesidad de reconocer y proteger la dignidad y libertad de los animales no humanos frente al ejercicio del poder humano. Dentro de ellas, el abolicionismo animal pareciera eri­girse como la postura más radical y libertaria elucubrada hasta nuestros días, en cuanto aboga por la supresión de toda forma de explotación animal e incluso por la inserción de estos –o de algunos de estos–, en la comunidad moral antropológica. Pese a que estas visiones han tenido la virtud de hacer avanzar las fronteras de consideración moral respecto de estos individuos y han contribuido al enriquecimiento del debate filosófico y jurídico acerca de nuestra relación con ellos, es posible apreciar que también han incurrido en ciertas desprolijidades que deben ser examinadas, deconstruidas y reinterpretadas, con el objeto de ser superadas. Así, una vez subsanadas dichas problemáticas, podremos alcanzar una claridad conceptual e histórica que nos permitirá en un futuro, ojalá no muy lejano, desarrollar aquellos instrumentos jurídicos que amparen la emancipación más radical y absoluta de los animales no humanos respecto de toda estructura y superestructura discursiva de carácter antrópica, incluyendo en éstas a aquella sofisticada tecnología de colonialismo interespecie eufemísticamente denominada “derechos morales”.

 

La segunda parte del libro, denominada “Tenencia Respon­sable”, inicia con el sexto trabajo titulado Una revisión crítica de la noción de “animal potencialmente peligroso” en la Ley Nº 21.020: Una manifestación del “empecinamiento legislati­vo” respecto de los perros y los problemas que conlleva, escrito por Emilio Bécar Labraña, plantea que la Ley Nº 21.020 ha incorporado la noción de “animal potencialmente peligroso”, con la asignación de un estatuto jurídico especial de derechos, deberes, responsabilidad civil e incluso registral. Sin embar­go, esta regulación ha limitado inexplicablemente su ámbito de aplicación, por vía de establecer que las únicas clases de animales potencialmente peligrosos son algunos especímenes caninos. El presente trabajo explica el origen de esta calidad, los criterios considerados para atribuir la peligrosidad, los prin­cipales aspectos en donde se refleja este problema, y propone algunas soluciones con las cuales podría ampliarse el margen de la calificación.

El séptimo trabajo, titulado Perros Comunitarios: animales de segunda clase, escrito por María José Chible Villadangos y María Fernanda Gil Herrera, plantea que la Ley de Tenencia Responsable incorporó una serie de categorías jurídicas nuevas dentro de las cuales se encuentra la noción de perro comunita­rio. Escasamente regulado, la noción de perro comunitario ha llevado a una serie de confusiones en torno a las obligaciones que se originan en él respecto de privados y/o de autoridades municipales, el estándar de bienestar que se le debe procurar y las eventuales responsabilidades en el evento de producirse un conflicto. Es por ello, que este trabajo busca revisar la noción de animal comunitario, analizando el concepto de perro comunitario, para identificar el nivel de protección que la regulación actual efectivamente proporciona y determinar los actores que deben proporcionarle protección.

El octavo trabajo, titulado Los animales de compañía y la responsabilidad de las aerolíneas en su traslado, escrito por César Vargas Rojas, plantea que sin lugar a dudas, las formas en que se ha masificado el transporte aéreo, tanto a nivel na­cional como a nivel internacional, como también el hecho de existir personas que se trasladan con sus animales de compañía en diversos trayectos aéreos, ha generado una serie de dudas para ejercitar ciertas acciones en el evento de que los animales de compañía sufran alguna afectación física como heridas, amputaciones o mutilaciones, así como la muerte, al momento de ser transportado por el transportista aéreo. En ese orden de ideas, el presente trabajo desarrollará la responsabilidad civil que le cabe a la aerolínea o transportista aéreo en el traslado de los animales de compañía que viajen en cabina o en bodega, de manera tal de generar una sistematización de los estatutos jurídicos aplicables y el tipo de responsabilidad concurrente en este caso.

El último trabajo de esta segunda parte, y noveno del li­bro, titulado El testamento como mecanismo de protección de mascotas o animales de compañía en caso de muerte de sus responsables, escrito por Daniel Bravo Silva, plantea que la esperanza de vida de los chilenos bordea los 80 años, y a su vez las mascotas más comunes, perros y gatos, tienen un promedio de vida de alrededor de 15 años, sin embargo, no todas las personas viven más que sus mascotas. Ciertamente, el respon­sable de una mascota puede fallecer antes que ella. Entonces cabe preguntarse quién se hará cargo del animal de compañía y cómo puede ser protegido legalmente ante tal situación. En ese contexto, este trabajo efectúa un análisis general sobre cómo el testamento puede ser utilizado como mecanismo de protección de las mascotas o animales de compañía en caso de muerte de sus respectivos responsables, en el marco del Derecho chileno, ante la inexistencia de una normativa especial en la materia, dando cuenta de algunas alternativas para ello.

La tercera parte del libro, denominada “Propuestas Interdis­ciplinares”, inicia con el décimo trabajo titulado Competencias ciudadanas y animales no humanos: descentralizando el sujeto político, creando competencias ensambladas-ciudadanas, escrito por Katherine Becerra Valdivia, presenta una visión distinta del espacio público, lo que se traduce en un nuevo entendimiento del concepto de sujetos políticos y de las competencias ciudada­nas. Estos conceptos antropocéntricos no evidencian el rol que los animales no humanos tienen en nuestra sociedad. A través del posthumanismo, que proclama la descentralización de las experiencias a sólo lo humano, y de tres momentos difracti­vos, se desafía la noción de que el espacio público se relaciona netamente con los animales humanos. El primer momento difractivo implica difuminar la diferencia entre animales no humanos y animales humanos usando los conceptos de “con­vertirse con” de Haraway (2008) y de ensamblaje de Deleuze & Guattari (1987).El segundo momento difractivo invita a repensar la comunicación como una experiencia más amplia que no sólo incluya el lenguaje humano como símbolo en el espacio público. Finalmente, estos dos momentos nos llevan al momento difractivo número tres, lo que significa reconfi­gurar las competencias ciudadanas, creando las competencias ensambladas-ciudadanas, como un proceso fluido, extendi­do, que incluye nuestra realidad multiespecies en el ámbito político.

El undécimo trabajo, titulado Impacto regulatorio del de­lito del maltrato animal y del progresivo reconocimiento del derecho al no sufrimiento animal, escrito por Lorayne Finol Romero, plantea que las renovadas visiones sobre la justicia social plantean en el siglo XXI una nueva perspectiva post-antropocéntrica frente a la dignidad y derecho de existencia de los seres vivos, lo que implica además rechazar el sufrimiento animal, al igual que el sufrimiento humano en todas sus dimen­siones. Conforme a ello, el objetivo de esta investigación fue examinar el impacto regulatorio de la legislación protectora de los derechos de los animales sintientes no humanos después de dos años de la reforma del delito de maltrato animal en Chile. En lo metodológico, se trata de una investigación documental próxima a la hermenéutica, a través del análisis económico del Derecho. Para ello, en primer lugar, se expone un marco conceptual dogmático jurídico, junto a las bases jurídico-polí­tico-filosóficas que explican la reforma del delito de maltrato animal. En segundo lugar, se discute un modelo teórico para la evaluación de impacto regulatorio de la reforma de 2017.Y, en tercer lugar, se exponen algunos resultados de la efecti­vidad de la reforma del delito de maltrato animal en Chile. A modo de conclusión, el estado del arte del reconocimiento de los derechos al no sufrimiento de los animales no humanos a dos años de su vigencia en Chile muestra en algunos aspectos leves avances y, en otros, retrocesos respecto a la efectividad de la reforma in factum.

El duodécimo y último trabajo, titulado Impuesto a la carne de origen animal como estrategia para reducir su producción y consumo, escrito por Israel González Marino y Maribel Veas Alfaro, plantea que la ganadería industrial es responsable de cerca de la mitad de las emisiones de gases de efecto inver­nadero de toda la industria alimentaria. El consumo de sus productos tiene impactos negativos en el medioambiente, la vida y salud humana, aunque sus víctimas directas son miles de millones de animales que viven y mueren en condiciones de extremo sufrimiento. De ahí que la reducción de la producción y consumo de carne de origen animal aparece como un objetivo ineludible. Un mecanismo que puede ser útil para materializar esta aspiración es el establecimiento de un impuesto pigouviano o regulador, que grave el consumo de carne de origen animal,

lo que permitiría incorporar en los precios la deseconomías externas que esta actividad genera.

Finalmente, al igual que en los libros anteriores, quisiera expresar mi profunda gratitud a todos quienes han hecho posi­ble el desarrollo y consolidación de los Coloquios de Derecho Animal y sus respectivas publicaciones. A los expositores, que con arduo trabajo contribuyen a fomentar cambios desde lo disciplinar y en sus distintos ámbitos de desempeño. Y un es­pecial agradecimiento a Ediciones Jurídicas de Santiago que, una vez más, ha dado su respaldo para publicar estas actas, permitiendo con ello la difusión de ideas que nos permiten reflexionar sobre cómo construir una sociedad más justa, más allá de las fronteras superficiales de la especie.

 

Israel González Marino

Coordinador

15 disponibles

Agregar a la Lista de Deseos
Agregar a la Lista de Deseos
×

Carrito

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?